HBO, Opinión, Series americanas

‘Masters of sex’, amor o sexo

masters-of-sex-temporada-4-poster

¡Cuidado! Puede contener spoilers si no has visto la cuarta temporada. 

Con su magistral intro, Masters of Sex fue, desde la primera temporada, una promesa entre otros muchos títulos surgidos en el boom de estrenos de hace ya tres años. Funcionó, sobretodo al principio. Personajes originales y una historia real y muy interesante a la vez que ambiciosa. Es una pena que hayamos visto su caída con tan solo cuatro temporadas, como tantas otras series, en desgracia. 

El éxito de Mad Men, y el revuelo que despertó por la moda, la estética o la música de los años sesenta, provocó que varias cadenas americanas, por ejemplo FX con The Americans o Showtime con Masters of Sex, se interesasen por contar en su parrilla con series que recuperasen el encanto de aquella década. Aunque, ni de lejos, lograron el éxito de su predecesora. Masters of Sex se ha suspendido tras cuatro temporadas irregulares. Ha habido altibajos, no es una serie fácil para el espectador por su particular falta de enganche inmediato. No es la típica que serie que esperas con las uñas mordidas semana tras semana. Aunque para sorpresa de todos, la serie, basada en el libro de título homónimo, ha conseguido sortear los riesgos de adaptar a la pequeña pantalla la evolución del estudio científico.

Showtime confirmó a Variety: “Masters of Sex’ fue una serie que ha explorado las nuevas costumbres sexuales de Estados Unidos de los años 60 y 70 con un buen guión y actuaciones muy trabajadas. Estamos increíblemente orgullosos de haber compartido la historia de Masters y Johnson durante cuatro temporadas con gran acogida entre la crítica. La serie permanecerá disponible en nuestro servicio streaming online donde los nuevos espectadores podrán descubrirla en los siguientes próximos años ” afirman.

Sigue leyendo “‘Masters of sex’, amor o sexo”

HBO, Opinión, Series americanas

‘House of Cards’, la batalla más difícil de los Underwood

house-of-cards-season-4-release-date-uk

¡Cuidado! Puede contener spoilers si no has visto la cuarta temporada. 

Durante este último fin de semana de comilonas, regalos y visitas, he aprovechado para ver los capítulos que me faltaban de la última y cuarta temporada de House of Cards. Me hubiera gustado verla a tiempo pero las series se acumulan sin que te des cuenta. A través de tres temporadas hemos visto que los Underwood han sido el mismo espejo sobre el que mirarse, pero esta vez la situación ha dado un viraje sorprendente pero que quizás todos esperábamos por su sed de protagonismo y de ambición en sus carreras políticas indivuales. Frank y Claire, Claire y Frank. Dos piezas en un matrimonio que cojea en la cuarta temporada. 

El atractivo inicial de la serie original de Netflix se basó en gran parte en sus elementos sensacionalistas: los jugosos giros y vueltas que empujaban la narración hacia adelante mientras que Frank y Claire Underwood trazaban, planeaban y conseguían nuevos puestos.

La ascensión de la pareja de poder fue mucho más rápida de lo que muchos esperaban, Frank se convirtió en presidente al final de la segunda temporada. Pero, ¿qué supone que iba a hacer a continuación? o mejor, ¿dónde iba a conseguir más poder después de obtener el cargamento más alto?

La respuesta proporcionada en la tercera temporada fue la reelección. Después de todo, el presidente Underwood no fue votado para el cargo, por lo que ganar su próximo mandato tenia que ser un desafío. Los trece episodios se dividen casi exactamente en dos arcos distintos.

Sigue leyendo “‘House of Cards’, la batalla más difícil de los Underwood”

Reportajes

La televisión lenta conquista la pequeña pantalla

CI_VkQEDdzA.market_maxres

Siempre me acordaré de este artículo publicado en The NewYorker hace ya un par de años. En este se habla de una nueva tendencia televisa en Estados Unidos, llamada Slow TV. Entre tanto estilo de vida frenético se asienta este formato televisivo que los noruegos ya se han encargado de fomentar con éxito en la parilla de su país. No llegan a tal punto de rareza nórdica lo de los americanos, puesto que, lo los noruegos se ha centrado en la cobertura de maratones televisivos emitidos con una duración de horas y horas acerca de viajes en tren , la pesca del salmón o un fuego ardiendo en una chimenea.

Lejos de este fenómeno, en el otro lado del charco, sí que se observa que últimamente estamos siendo protagonistas de apuestas arriesgadas en el género de la ficción, series que se cuecen a un ritmo lento y pausado para crear una atmósfera única. Aquellas producciones de miradas al horizonte y de horizonte filosófico. Ponen de manifiesto que hay series que se disfrutan presentando atención a los pequeños detalles y dejando atrás tanta acción y espectáculo.

Como buen ejemplo del Slow TV podemos hablar de Rectify, la serie de Ray Mckinnon que tuvo muy buenas críticas con su primera temporada hace ya tres años y que ha rodado en total cuatro temporadas, síntoma de su buena acogida. También, The Affair que supuso el regreso a la televisión americana de Dominic West, el legendario McNulty en The Wire hace dos años. Ambas son series en las que al principio cuesta mucho encontrar un punto de enganche, todo es confuso en su trama, prefieren la evolución a través de los capítulos para contarnos una historia que al principio frusta porque no hay respuestas inmediatas. El ritmo es tranquilo para ir desenredando poco a poco la complicada trama y otras veces se dedica a prestar atención a las palabras dichas  y a las reflexiones vitales de sus personajes. Dos series capaces de generar un nuevo estándar televisivo.

Sigue leyendo “La televisión lenta conquista la pequeña pantalla”

HBO, Opinión, Series americanas

‘Hip Hop Evolution’, cuando unos platos de DJ se convirtieron en un género musical

hiphopevolution

Otro de esos títulos que he devorado en apenas unos días en Netflix ha sido Hip Hop Evolution. Netflix continúa engordando su catálogo semana tras semanas, en estos días se ha incluido una miniserie documental en cuatro partes que promete hacer las delicias de los amantes del hip hop old school. Se trata de Hip-Hop Evolution, que se estrenó a principios de año en el Hot Docs Festival de Toronto y que cuenta la evolución del género en sus primeros 20 años con la aparición de algunos de sus pioneros como Grandmaster Flash, Kool Herc y Afrika Bambaataa.

Su director, Darby Wheeler, explicaba a The Fader: “Cubre los primeros 20 años del hip-hop: de Kool Herc al ‘The Chronic’ de Dr. Dre… El documental también revela algunas historias que nunca han recibido mucha atención, y esperamos que incluso los expertos del hip-hop se entretengan, informen y sorprendan con lo que tenemos que ofrecer”.

Se trata de una grandisima laboral documental sobre cómo nació este género contado por aquellos que hicieron los primeros ritmos y estrofas. DJ, raperos y personalidades de la música. Otros que aparecen en estos cuatro capítulos son Russel Simmons, fundador del sello Def Jam, Dr Dre, Run DMC, Xzibit, Ice Cube o Kurtis Blow. El Bronx, Queens y Brooklyn hasta la actualidad, pasando por su creciente evolución en la costa oeste de Estados Unidos. Indispensable visualización para todos los amantes del hip-hop.

Sigue leyendo “‘Hip Hop Evolution’, cuando unos platos de DJ se convirtieron en un género musical”

FX, Opinión, Series americanas

La parada de los monstruos de ‘Freak Show’ no convence

American Horror Story Freak Show

‘American Horror Story’ ha sido, desde su estreno en 2011, un fenómeno de éxito temporada tras temporada. La serie antológica ha alcanzado ya su cuarta tanda de capítulos con ‘Freak Show’, la temporada de temática circense, la de los “fenómenos”, cuyas intenciones se están repitiendo, pero que quizá su éxito no. Analizamos el por qué.

La serie creada por Ryan Murphy y Brad Falchuk fue innovadora en su tiempo: una realización hipnótica acorde con la temática, una trama perfectamente hilada y estudiada y una buena dosis de terror conjugada con drama, entre otros. ‘Freak Show’ intenta repetir esta fórmula, que al fin y al cabo, es lo que ha llevado a ‘American Horror Story’ a posicionarse como una de las mejores series de televisión de los últimos años, lo que la ha convertido incluso hasta en un producto de culto. Además ha dado la oportunidad a que la televisión acceda a producir otro tipo de ficción: la de las antologías y/o miniseries. Sigue leyendo “La parada de los monstruos de ‘Freak Show’ no convence”

HBO, Opinión, Series americanas

Por qué no triunfará ‘The Leftovers’

Poster The LeftoversUna de las apuestas seriéfilas de la HBO para este verano es The Leftovers, serie, por cierto, que Canal + emitirá (un día después de su estreno en EEUU) en España, en VOSE, a partir del día 30 de junio. El drama es creación de Damon Lindelof (Perdidos) y Tom Perrotta, que es el autor del libro en el que se basa la serie.

Un 14 de octubre, sin ningún tipo de explicación ni lógica, el 2% de la población mundial desaparece. Tres años después, los que sobrevivieron han tenido que adaptarse a la nueva situación que plantea la desaparición repentina de familiares, amigos, vecinos, compañeros… y todo esto, sin saber el por qué. Ahora el mundo es distinto porque ha cambiado. La esperanza converge con la desesperación, y las reglas que mantenían el equilibrio del mundo han cambiado. Se han desquebrajado gobiernos, han desaparecido personas influyentes, han proliferado las sectas religiosas, muchas familias se han separado, se han multiplicado los suicidios… Sigue leyendo “Por qué no triunfará ‘The Leftovers’”

AMC, Opinión, Series americanas

Algo está cambiando en ‘Mad Men’

Cartel Mad Men temporada 7

Muchas veces se achaca la falta de acción y del “nunca pasa nada” en la serie de publicistas de los años 60 y 70 de la AMC, actual producto fetiche de la cadena: Mad Men. Algo que puede demostrarse que no es verdad gracias a esta séptima temporada (cuya primera parte consta de siete capítulos), actualmente en emisión en Estados Unidos, a falta de dos capítulos para que finalice. Siempre pasan cosas en esta serie, pero esta vez están pasando muchas. Algo está cambiando en Mad Men…

En la pasada temporada, veíamos a un Donald Draper (Jon Hamm) sin escapatoria, encerrado en sí mismo y con unas ganas de liberarse de sus fantasmas tremenda. Su decisión de hacerlo es lo que provocó su “despido” de la agencia Sterling Cooper & Partners. Era interesante ver cómo continuaba la serie sin ver a su protagonista en su salsa. Y pese a este importante cambio para el personaje, no ha podido empezar mejor la séptima temporada.

Sobre todo por los cambios. Tanto por el contexto de la época y todo lo que eso conlleva, como los personajes y las situaciones, todo en perfecta consonancia.

Por un lado está Don, personaje central de la serie y sobre la que se estructura todo lo demás en esta séptima temporada. Sin Don en la agencia, las cosas van bien. Y todo lo que gira a su alrededor (el trabajo de la agencia, sus compañeros, y su matrimonio) parece que también va bien. Incluso mejor. Sin él.

Sigue leyendo “Algo está cambiando en ‘Mad Men’”

Cine, Comedia, Opinión

EL LOBO DE WALL STREET (Martin Scorsese, 2013). Crítica

El lobo de Wall Street cartel

Martin Scorsese vuelve a la carga con El Lobo de Wall Street, una película que narra la vida de Jordan Belfort, (interpretado por  un perfecto y extasiado Leonardo DiCaprio), un broker de la bolsa de Nueva York que amasó una fortuna a la temprana edad de 26 años. La película se estrenó la semana pasada en España.

Con El Lobo de Wall Street, la polémica está servida. A unos les parecerá una obra maestra, mientras que a otros les parecerá un insulto, una mediocridad profundamente ofensiva. Y sí, es ofensiva y repugnante, pero precisamente de eso trata. Es una película meramente descriptiva de la estupidez humana y de ese interior despreciable dominado por el poder absoluto que otorga el dinero.

En El Lobo de Wall Street no esperéis una reflexión o una moraleja sobre, qué se yo, el comportamiento humano o el descontrol, porque no lo encontraréis. Scorsese solo se centra en Jordan Belfort y su vida. Porque El Lobo de Wall Street es un espejismo del propio protagonista. Salvaje, enérgica, excesiva, delirante, e incluso muchas veces surrealista, y muy hardcore. Nunca nos dejan que veamos más allá de la vida de Jordan Belfort. ¿Las víctimas? ¿Qué pasa con las víctimas? Nada, simplemente sabemos que están ahí, pero nunca las llegaremos a ver en la película. Porque la diversión la tenemos en lo que hace Jordan, lo que piensa Jordan o lo que dice Jordan. Jordan Belfort es el centro de atención. Lo demás importa una fucking shit, como diría el personaje.
Sigue leyendo “EL LOBO DE WALL STREET (Martin Scorsese, 2013). Crítica”