Reportajes

7 series que no te puedes perder en el verano de 2017

Es tal la cantidad de series disponibles, que se ha convertido en una tarea imposible llegar a visionarlo todo, a mí me resulta muy complicado. Seguramente a lo largo del año hemos ido priorizando una series sobre otras, en apuestas, en cierto modo, a ciegas. El showrunner, la temática, el género, la crítica o el casting, nos han ayudado a decidirnos. Para los amantes de las series, el verano supone una oportunidad para ponerse al día con aquellos títulos que no tuvimos tiempo de ver. A continuación, repasamos los títulos que se estrenan este verano y que no hay que perderse por nada del mundo y por otro lado, algunas de las series que llevan haciendo huella desde hace mucho tiempo.

Sigue leyendo “7 series que no te puedes perder en el verano de 2017”

Noticias

Nace Linggers, esta app te busca pareja en función de las series que te gustan

Te gustaría hablar con un auténtic@ adict@ a las series como tú sobre el polémico final de Perdidos, intercambiar opiniones sobre sus 1001 teorías y quien sabe si encontrar al amor de tu vida. Pues bien, llega Linggers, una nueva aplicación de dating que te permitirá conocer personas a las que les gusten las mismas series que a ti. Gracias a su sistema de geolocalización, Linggers te permitirá conocer a personas cerca de ti (al estilo de Tinder) en base a las series que compartáis en común.

Según los responsables de Linggers, se trata de una nueva manera de compartir experiencias y relacionarse en torno al fenómeno social de las series. Los usuarios tendrán la opción de elegir si quieren darle el uso propio de una app de citas o si lo único que quieren es crear un grupo de amigos con los que compartir la experiencia y las inquietudes sobre las series de sus vidas.

Sigue leyendo “Nace Linggers, esta app te busca pareja en función de las series que te gustan”

Opinión, Series americanas, Showtime

‘The Affair’ en su tercer acto

¡Cuidado! Puede contener spoilers si no has visto la tercera temporada. 

En su primera temporada, The Affair sorprendió mostrando la historia de amor desde dos miradas: la de Noah (Dominic West) y la de Alison (Ruth Wilson). La segunda amplió su visión con los puntos de vista de Helen (Maura Tierney) y Cole (Joshua Jackson). En esta tercera, las reglas vuelven a cambiar y se centra casi todo el tiempo en Noah. Él está luchando por salir del pozo al que se tiró como auto castigo por los daños ocasionados a todos y todas. Como personaje, Noah Solloway es el mayor desafío que ha enfrentado a The Affair en esta tercera temporada.  Un hombre nulo, vacío, con puntos de fuga y con un último acto heroico en busca de la redención. 

A pesar de su genialidad, The Affair siempre ha sido una serie con fecha de caducidad. Una vez resueltas sus tramas principales, resulta inútil añadir otras nuevas en el vano intento por estirar la masa. ¿Quién miente en la historia? ¿Es cierto que los buenos son tan buenos? The Affair cumplió con muy buenas expectativas el propósito de lograr que la intriga del espectador aumentara por momentos. Sin embargo, en estos diez episodios ha perdido la “frescura” del principio: la magia de la primera temporada, del comienzo y ha acabado convirtiéndose en rutina.

Sigue leyendo “‘The Affair’ en su tercer acto”

HBO, Opinión, Series americanas

‘Masters of sex’, amor o sexo

masters-of-sex-temporada-4-poster

¡Cuidado! Puede contener spoilers si no has visto la cuarta temporada. 

Con su magistral intro, Masters of Sex fue, desde la primera temporada, una promesa entre otros muchos títulos surgidos en el boom de estrenos de hace ya tres años. Funcionó, sobretodo al principio. Personajes originales y una historia real y muy interesante a la vez que ambiciosa. Es una pena que hayamos visto su caída con tan solo cuatro temporadas, como tantas otras series, en desgracia. 

El éxito de Mad Men, y el revuelo que despertó por la moda, la estética o la música de los años sesenta, provocó que varias cadenas americanas, por ejemplo FX con The Americans o Showtime con Masters of Sex, se interesasen por contar en su parrilla con series que recuperasen el encanto de aquella década. Aunque, ni de lejos, lograron el éxito de su predecesora. Masters of Sex se ha suspendido tras cuatro temporadas irregulares. Ha habido altibajos, no es una serie fácil para el espectador por su particular falta de enganche inmediato. No es la típica que serie que esperas con las uñas mordidas semana tras semana. Aunque para sorpresa de todos, la serie, basada en el libro de título homónimo, ha conseguido sortear los riesgos de adaptar a la pequeña pantalla la evolución del estudio científico.

Showtime confirmó a Variety: “Masters of Sex’ fue una serie que ha explorado las nuevas costumbres sexuales de Estados Unidos de los años 60 y 70 con un buen guión y actuaciones muy trabajadas. Estamos increíblemente orgullosos de haber compartido la historia de Masters y Johnson durante cuatro temporadas con gran acogida entre la crítica. La serie permanecerá disponible en nuestro servicio streaming online donde los nuevos espectadores podrán descubrirla en los siguientes próximos años ” afirman.

Sigue leyendo “‘Masters of sex’, amor o sexo”

Reportajes

La televisión lenta conquista la pequeña pantalla

CI_VkQEDdzA.market_maxres

Siempre me acordaré de este artículo publicado en The NewYorker hace ya un par de años. En este se habla de una nueva tendencia televisa en Estados Unidos, llamada Slow TV. Entre tanto estilo de vida frenético se asienta este formato televisivo que los noruegos ya se han encargado de fomentar con éxito en la parilla de su país. No llegan a tal punto de rareza nórdica lo de los americanos, puesto que, lo los noruegos se ha centrado en la cobertura de maratones televisivos emitidos con una duración de horas y horas acerca de viajes en tren , la pesca del salmón o un fuego ardiendo en una chimenea.

Lejos de este fenómeno, en el otro lado del charco, sí que se observa que últimamente estamos siendo protagonistas de apuestas arriesgadas en el género de la ficción, series que se cuecen a un ritmo lento y pausado para crear una atmósfera única. Aquellas producciones de miradas al horizonte y de horizonte filosófico. Ponen de manifiesto que hay series que se disfrutan presentando atención a los pequeños detalles y dejando atrás tanta acción y espectáculo.

Como buen ejemplo del Slow TV podemos hablar de Rectify, la serie de Ray Mckinnon que tuvo muy buenas críticas con su primera temporada hace ya tres años y que ha rodado en total cuatro temporadas, síntoma de su buena acogida. También, The Affair que supuso el regreso a la televisión americana de Dominic West, el legendario McNulty en The Wire hace dos años. Ambas son series en las que al principio cuesta mucho encontrar un punto de enganche, todo es confuso en su trama, prefieren la evolución a través de los capítulos para contarnos una historia que al principio frusta porque no hay respuestas inmediatas. El ritmo es tranquilo para ir desenredando poco a poco la complicada trama y otras veces se dedica a prestar atención a las palabras dichas  y a las reflexiones vitales de sus personajes. Dos series capaces de generar un nuevo estándar televisivo.

Sigue leyendo “La televisión lenta conquista la pequeña pantalla”

Reportajes

Los pilotos del otoño 2014 que sobreviven

ben-mckenzie-gotham

La temporada otoñal de series ya está aquí, algunos seguro que todavía seguís enganchados a las series más comentadas del verano, como por ejemplo, la desinflada segunda temporada de Masters of Sex, la imprescindible The Honourable Woman, la sangre y la medicina más gore de Clive Owen en The Knick, el cuarteto informático de Cardiff Electric en  Halt and Catch Fire  o la desastrosa serie veraniega de HBO, The Leftlovers.

Pero sin darnos cuenta, el aluvión de pilotos va a toda mecha y como siempre nos pilla un poco desprevenidos. ¿Qué vemos? ¿A qué serie nos enganchamos? ¿Qué merece la pena? Las nuevas temporadas televisivas son agotadoras, quién no se ha visto el lunes con una larga lista de capítulos pendientes y sin contar lo que nos espera el resto de la semana, para llevarse las manos a la cabeza, menuda locura. Con cada nueva temporada de series, invertimos muchas dosis de ilusión en pilotos que se cancelan a los dos días, que todo el mundo critica pero a que nosotros nos encanta, que dejamos a los tres capítulos o a los que intentamos darle un voto de confianza y al final se convierta en nuestra cita semanal, sin pena ni gloria. 

Sigue leyendo “Los pilotos del otoño 2014 que sobreviven”

Opinión, Series americanas, Showtime

El duelo de Carrie Mathison

540ff1f199cd2

Homeland se la juega en esta cuarta temporada. Mantener el tipo, volver a reenganchar a los fans, dar muestra de nuevo de brillantez narrativa y evitar que caigamos en la Brody-dependencia va a estar complicado. La serie se estrenó el pasado 5 de octubre con un doble episodio con su peor dato, 1,61 millones de espectadores, ligeramente por debajo de los estrenos de las dos temporadas anteriores.  Homeland ha pasado de ser una serie top a ser una serie más, sin motivos que realmente enganchen para seguir viéndola. Quizás algo mal gestionada solo por alargarla y sobrevalorada con demasiada adulación. Los comentarios negativos saltaron en la tercera temporada, a un inicio flojo se le sumó una mitad de temporada que seguía sin convencer pero en la que poco a poco salió de su letargo para acabar con un season finale que nos dejó más un sabor a despedida definitiva más o menos convincente y satisfactoria.

Homeland demostró hacer buena televisión jugando con gran criterio la ambigüedad del sargento Brody, que volvía a casa tras haber permanecido preso en Irak durante ocho años. Héroe de guerra o traidor era una de las principales incógnitas por resolver. Inyectó sobredosis de adrenalina, nerviosismo y suspense en este thriller psicológico tan exitoso y tan bien alabado por la crítica. Pero vivimos una etapa televisiva con continuos estrenos y novedades, caer en el olvido en  las galas de premios y perder la confianza de los fans es difícil de evitar. Creo que algunos compartiréis mi opinión que Homeland aguantó el listón una temporada y media, quizás dos pero no la tercera temporada ni mucho menos pienso para el estreno de una cuarta. Sigue leyendo “El duelo de Carrie Mathison”

AMC, Opinión, Series americanas

El estreno del año: ‘Masters of Sex’

Masters of Sex

¿Qué es lo que más atrae a los seres humanos? Creo que todo el mundo estaría de acuerdo en decir que es… el sexo. Y por primera vez, el sexo se convierte en la temática principal de una serie de televisión: Masters of Sex, emitida por Showtime en EEUU, una de las gratas sorpresas de este 2013 y probablemente (en mi opinión), uno de los mejores estrenos, por no decir el mejor, del año.

Masters of Sex se centra en las figuras de William Masters (Michael Sheen), un médico empeñado en sacar adelante un estudio que demuestre científicamente cómo funciona el sexo, y Virginia Johnson (Lizzy Caplan), que se convertirá en la ayudante de investigación de William (Bill) en dicho estudio. Ambos formarán una pareja muy atrevida y capaz de hacer cualquier cosa (y tanto…) por sacar adelante el estudio, pese a los tabúes existentes durante la época (finales de los 50 y 60).

Bill and Virginia

En primer lugar, la serie se mantiene gracias al dueto formado por los dos personajes principales de la serie, Bill y Virginia, interpretados respectivamente por Michael Sheen y Lizzy Caplan. Ambos están impresionantes, dando vida a una pareja totalmente opuesta, pero con una cosa en común: el entendimiento del sexo. Bill es un personaje hierático, rígido, frío, distante e inmutable emocionalmente. A pesar de tener muy clara la teoría acerca del sexo, es incapaz de llevarlo a la práctica con su mujer y de darle un hijo por culpa de su esterilidad. Por otro lado, tenemos a Virginia Johnson, una mujer ambiciosa, divorciada (dos veces), con dos hijos, liberal, independiente, luchadora y muy inteligente. Muchas dicotomías pueden establecerse entre ambos personajes. Él representa el cerebro y ella el corazón de dicho estudio, él es el médico, y ella la psicóloga. Él es la teoría y ella la práctica, porque aunque ambos estén dispuestos a abrir la mente de la sociedad americana, tan solo ella parece llevarlo a cabo, pues él sigue siendo una representación del ideal masculino de la época. Por eso forman una gran pareja, porque cada personaje se nutre de las ventajas del otro y reduce sus carencias gracias a ellas. Pero en una sociedad como la de los años 60, el hombre sigue siendo el dominante y la mujer el personaje que se encuentra en la sombra. Por eso el personaje de Virginia Johnson es tan fantástico, siempre en constante revelación y con ganas de cumplir sus sueños. Y por eso Bill Masters es tan fantástico también, porque al menos está dispuesto a cambiar la forma de ser y de pensar de los americanos, empezando por el sexo. Sigue leyendo “El estreno del año: ‘Masters of Sex’”