ABC, Opinión, Series americanas

¿Cuándo debe terminar ‘Anatomía de Grey’?

Casi 13 años después y los finales de temporada de Anatomía de Grey siguen siendo trágicos, catastrófico y sobre todo, angustioso. Hace unos años hicimos un repaso sobre las nueve primeras temporadas de la serie, hemos vivido de todo: aviones que se estrellan, accidentes de autobuses, muertes dolorosas o asesinos sangrientos por el hospital. Si queréis refrescar la memoria, no os perdáis este post: Los trágicos finales de temporada de Anatomía de Grey

Shonda Rhimes sigue sin darnos una tregua y continua con su tónica habitual, el problema está en que tras más de 10 años, los finales de Anatomía de Grey cansanLa décimo tercera temporada llegaban su fin con un episodio, Ring of Fire (13×24), cargado de intensidad, drama y con el Grey-Sloan Memorial Hospital en llamas. Además, el desenlace supuso la salida de una doctora del centro, aunque, al contrario de lo que nos tiene acostumbrados Shonda Rhimes, para su marcha no fue necesaria una trágica muerte. 

Sigue leyendo “¿Cuándo debe terminar ‘Anatomía de Grey’?”

HBO, Opinión, Series americanas

‘Masters of sex’, amor o sexo

masters-of-sex-temporada-4-poster

¡Cuidado! Puede contener spoilers si no has visto la cuarta temporada. 

Con su magistral intro, Masters of Sex fue, desde la primera temporada, una promesa entre otros muchos títulos surgidos en el boom de estrenos de hace ya tres años. Funcionó, sobretodo al principio. Personajes originales y una historia real y muy interesante a la vez que ambiciosa. Es una pena que hayamos visto su caída con tan solo cuatro temporadas, como tantas otras series, en desgracia. 

El éxito de Mad Men, y el revuelo que despertó por la moda, la estética o la música de los años sesenta, provocó que varias cadenas americanas, por ejemplo FX con The Americans o Showtime con Masters of Sex, se interesasen por contar en su parrilla con series que recuperasen el encanto de aquella década. Aunque, ni de lejos, lograron el éxito de su predecesora. Masters of Sex se ha suspendido tras cuatro temporadas irregulares. Ha habido altibajos, no es una serie fácil para el espectador por su particular falta de enganche inmediato. No es la típica que serie que esperas con las uñas mordidas semana tras semana. Aunque para sorpresa de todos, la serie, basada en el libro de título homónimo, ha conseguido sortear los riesgos de adaptar a la pequeña pantalla la evolución del estudio científico.

Showtime confirmó a Variety: “Masters of Sex’ fue una serie que ha explorado las nuevas costumbres sexuales de Estados Unidos de los años 60 y 70 con un buen guión y actuaciones muy trabajadas. Estamos increíblemente orgullosos de haber compartido la historia de Masters y Johnson durante cuatro temporadas con gran acogida entre la crítica. La serie permanecerá disponible en nuestro servicio streaming online donde los nuevos espectadores podrán descubrirla en los siguientes próximos años ” afirman.

Sigue leyendo “‘Masters of sex’, amor o sexo”

HBO, Opinión, Series americanas

Redención en la despedida final de ‘Boardwalk Empire’

zapatos

Adiós Nucky Thompson. Hasta siempre Boardwalk Empire. Termina una gran obra televisa marcada por la justicia poética. Han sido cinco temporadas magníficas. No me cansaré de recomendarla. La echaré de menos. Algo se acaba en HBO, se cierra una etapa con el final de la serie titulado “El Dorado”. Se va una serie exquisita con el listón bien alto con, Steve Buscemi y el resto del reparto que han realizado interpretaciones soberbias y cargadas de calidad, hasta el punto de dejar varias escenas para el baúl de lo mejor que se ha podido ver en televisión. Y no solo gracias a semejante elenco, sino también gracias a un equipo de genios detrás de las cámaras, empezando por Terence Winter y acabando por Martin Scorsese y Mark Whalberg, gracias a ellos la serie no ha perdido ese estilo ni esa esencia, dosificando los tempos con una clase excepcional de producción.

La quinta temporada de Boardwalk Empire ha sido digna, bella e intensa, los últimos minutos han sido magistrales, mostrando la capacidad de crear las más vibrantes y violentas imágenes juntas. Eso sí quizás una temporada un poco precipitada por la decisión de HBO de terminar con ella tan pronto, una cancelación inapropiada y sorprendente. Pero esta decisión no ha sido impedimento para dejarnos una formidable última temporada. La apuesta de mostrar la juventud de Nucky Thompson a través de los flashbacks ha sido necesaria para darle sentido a la narración, para que todos entendiéramos mejor el pasado y las relaciones de estos mafiosos, delincuentes y corruptos desnudando sus almas.

Sigue leyendo “Redención en la despedida final de ‘Boardwalk Empire’”

AMC, Opinión, Series americanas

El estreno del año: ‘Masters of Sex’

Masters of Sex

¿Qué es lo que más atrae a los seres humanos? Creo que todo el mundo estaría de acuerdo en decir que es… el sexo. Y por primera vez, el sexo se convierte en la temática principal de una serie de televisión: Masters of Sex, emitida por Showtime en EEUU, una de las gratas sorpresas de este 2013 y probablemente (en mi opinión), uno de los mejores estrenos, por no decir el mejor, del año.

Masters of Sex se centra en las figuras de William Masters (Michael Sheen), un médico empeñado en sacar adelante un estudio que demuestre científicamente cómo funciona el sexo, y Virginia Johnson (Lizzy Caplan), que se convertirá en la ayudante de investigación de William (Bill) en dicho estudio. Ambos formarán una pareja muy atrevida y capaz de hacer cualquier cosa (y tanto…) por sacar adelante el estudio, pese a los tabúes existentes durante la época (finales de los 50 y 60).

Bill and Virginia

En primer lugar, la serie se mantiene gracias al dueto formado por los dos personajes principales de la serie, Bill y Virginia, interpretados respectivamente por Michael Sheen y Lizzy Caplan. Ambos están impresionantes, dando vida a una pareja totalmente opuesta, pero con una cosa en común: el entendimiento del sexo. Bill es un personaje hierático, rígido, frío, distante e inmutable emocionalmente. A pesar de tener muy clara la teoría acerca del sexo, es incapaz de llevarlo a la práctica con su mujer y de darle un hijo por culpa de su esterilidad. Por otro lado, tenemos a Virginia Johnson, una mujer ambiciosa, divorciada (dos veces), con dos hijos, liberal, independiente, luchadora y muy inteligente. Muchas dicotomías pueden establecerse entre ambos personajes. Él representa el cerebro y ella el corazón de dicho estudio, él es el médico, y ella la psicóloga. Él es la teoría y ella la práctica, porque aunque ambos estén dispuestos a abrir la mente de la sociedad americana, tan solo ella parece llevarlo a cabo, pues él sigue siendo una representación del ideal masculino de la época. Por eso forman una gran pareja, porque cada personaje se nutre de las ventajas del otro y reduce sus carencias gracias a ellas. Pero en una sociedad como la de los años 60, el hombre sigue siendo el dominante y la mujer el personaje que se encuentra en la sombra. Por eso el personaje de Virginia Johnson es tan fantástico, siempre en constante revelación y con ganas de cumplir sus sueños. Y por eso Bill Masters es tan fantástico también, porque al menos está dispuesto a cambiar la forma de ser y de pensar de los americanos, empezando por el sexo. Sigue leyendo “El estreno del año: ‘Masters of Sex’”

AMC, Opinión, Series americanas

‘Breaking Bad’: la mejor serie de televisión de la historia. Un final para recordar

All bad things must come to an end

Ese día ha llegado. El día en que Breaking Bad llegaba a su final. Ha terminado la serie que la AMC ha estado emitiendo durante seis años, y que para muchos supone el fin de la mejor serie de televisión de la historia. Con una quinta temporada redonda, Breaking Bad se ha despedido a lo grande. Con 9 Emmys a sus espaldas, Breaking Bad nos ha dejado grandiosos momentos que siempre recordaremos y capítulos perfectamente dignos de ser considerados obras maestras. Desde las grandes interpretaciones de Bryan Cranston, Aaron Paul, Anna Gunn, Dean Norris y demás elenco de actores, pasando por la magnífica realización y dirección de cada uno de los capítulos, su siempre acertada y simbólica banda sonora, su diseño artístico y su fotografía, su puesta en escena cuidada al mínimo detalle, hasta llegar a unos guiones repletos de giros sorprendentes y un trasfondo moral con verdadero significado.

Desde Cine-Seriéfilas, comentamos lo que ha supuesto esta magnífica quinta temporada y su final:

Breaking Bad partía desde cero con un profesor de química enfermo de cáncer que tomaba la decisión de convertirse en cocinero de metanfetamina con el objetivo de salvaguardar la economía de su familia para cuando él haya muerto. Desde el primer capítulo, asistimos a la evolución de un hombre corriente a un verdadero monstruo.

La primera temporada la recordaremos por su humor negro, su comedia bizarra y su peculiar estilo narrativo. Temporada tras temporada, el drama ha ido ocupando un lugar más importante en la serie, aportando matices llenos de ambigüedades en los personajes y tramas. Durante seis años, hemos sido testigos de la metamorfosis de Walter White (Bryan Cranston) en Heisenberg.

CUIDADO, SPOILERS. ¡NO LEAS A PARTIR DE AQUÍ SI NO HAS TERMINADO LA SERIE! Sigue leyendo “‘Breaking Bad’: la mejor serie de televisión de la historia. Un final para recordar”

Opinión, Series americanas, Showtime

El sacrificio final de ‘Dexter’

dexter remenber the monsters final de temporada cineseriefilas

Esta entrada contiene detalles del final de la serie

Se acabó Dexter. Ocho años de un doble juego. De dos caras. De manos manchadas de sangre. El asesino favorito de la audiencia no volverá. Pero es que este no era nuestro Dexter. Este no era nuestro final. El domingo día 22 de septiembre, entre la gala de entrega de los premios Emmy 2013 y la emisión del penúltimo capítulo de Breaking Bad, el asesino en serie Dexter Morgan por fin se despedía tras las evidentes muestras de mediocridad y poca imaginación creativa de los guionistas que han ido descuidando una serie con gran potencial que nos hizo vibrar con grandes momentos del serial killer. Remember the little monsters y un fundido a negro para siempre.

Ah vale, pues bien. ¿Así acaba todo? Mi reacción al final de Dexter después de 96 episodios, ha sido indiferencia. ¿Se merecía esto? ¿No ha pecado de frivolidad? Cuántos interrogantes abiertos: ¿qué ha pasado con su instinto asesino que mitigaba su relación con Hannah? ¿Seguirá matando? ¿Transmitió su siniestro genoma a Harrison? Bueno a partir de ahora seguro que se abrirá un largo debate polarizante  sobre la dignidad del final de uno de los últimos antihéroes de la TV.

En realidad, el final de Dexter para mí ya era lo de menos. Fuese como fuese no iba a salvar la temporada, y Remember the little monsters en general, ha sido tan extraño, arbitrario e inverosímil como el resto de capítulos. Aunque notablemente mejor con las cartas encima de la mesa, intenso y concentrado. No hubo subtramas irrelevantes, apenas había voz en off pero en cambio sí un giro dramático sorprendente con la muerte de Debra.

Cuando se estrenó en 2006 en el canal de Showtime, Dexter redefinió el género, llevando al antihéroe a nuevas cotas y empujando los límites del panorama televisivo. Fue pionera e impactante, un sociópata que canaliza sus impulsos como un asesino en serie para el bien social con su rol dual como experto analista en sangre y pulcro justiciero. Le ha servido como lanzadera para el propio canal y como antesala para la laureada Homeland. Ahora esta ficción que le hecho ganar cuatro Emmys se queda huérfana de series de gran éxito. Veremos si las candidatas de esta temporada son las adecuadas para suplir el vacío que irremediablemente deja Dexter.

Comentemos lo interesante, la octava temporada. Le ha faltado sobre todo intriga, acción y sorpresa. Teniendo en cuenta que ocho temporadas a su espalda pesan y mucho. La irregularidad del avance de los acontecimientos, el aburrimiento y la falta de ritmo ha propiciado ver un final casi por inercia por no tirar y maldecir tanta energía viendo Dexter. Desde la quinta temporada tuvo tiempo para recuperarse pero inevitablemente cayó una y otra vez en un melodrama que en los últimos capítulos rozó lo cómico y que hizo desperdiciar las tramas y los actores protagonistas mientras se centraba en personajes secundarios y situaciones enfermizas hasta el hastió. Muy lejos quedan finales como el de  primera temporada con el Ice Truck Killer, la segunda con el Bay Harbor Butcher o la cuarta temporada con el Trinity Killer. Inesperados, aterradores y narrado de una forma magistral. Sigue leyendo “El sacrificio final de ‘Dexter’”

HBO, Opinión, Series americanas

El lavado de cara a la segunda temporada de ‘The Newsroom’

F2762592

La segunda temporada de The Newsroom estrenada el 14 de julio estaba en el punto de mira tras la superioridad moral que demostró Aaron Sorkin en la entrega pasada. La realidad política, informativa y ética se mezclaba con la utopía y el idealismo de hacer correctamente las cosas. Pero era un juego amañado, Sorkin jugaba con ventaja sobre el tratamiento de la información con todos los datos en retrospectiva, ya encima de la mesa y que además de selectivo no daba ni una colleja al Partido Demócrata. Hacía gala del sermón, sobre qué es el periodismo y cómo se hace. Aunque inevitablemente las ficciones tampoco pueden tener una visión neutral, siempre parten de unas bases ideológicas o las dejen entrever  pero tampoco se puede acabar adoptando las formas periodísticas que pretendía erradicar.

El creador de El Ala Oeste de la Casa Blanca y Studio 60, enseñó su conocida afición a criticar para decirnos qué está bien y qué está mal, y en definitiva a ser el maestro de la conciencia inteligente, verdadera y demócrata que, según él, necesitamos escuchar. Claro está esto le pasó factura y recibió duras críticas por sus pedantes pretensiones. En la segunda temporada, Sorkin, el guionista más venerado y sobrevalorado de la TV, ha tenido que agachar la cabeza y dejar a un lado la prepotencia y su tendencia a un cierto aleccionamiento. La serie sigue siendo ingeniosa, rápida, emocionante y sobre todo muy hate watching y aprovechando todo el potencial y la elegancia de Will McAvoy (Jeff Daniels) y todo el equipo de News Night ha corregido errores que hacían falta.

Aaron Sorkin se ha pensado muy bien cómo construir esta temporada porque el cerebro de Hollywood se estancó en el tercer episodio y tuvo que negociar con HBO para pedir un breve descanso de producción que le permitiera revisar el guion y retocar con nuevas escenas los episodios ya rodados.  Esta vez los ideales del presentador, Will McAvoy no han parecido el centro moral indiscutible de la redacción, ni ha gritado en cada escena, más sosegado y menos arrogante. La histeria y el componente héroe de los personajes se ha limado, no han hablado a la velocidad de la luz ni tan elocuentemente, los discursos sin apenas coger aire cargados de información haciendo hincapié en la autentica verdadera también han disminuido. Maggie (Allison Pill) hasta ha resultado entrañable con su experiencia traumática en Uganda, atrás ha quedado su nerviosismo y su falta de autoestima irritante. Igual que Jim (John Gallagher Jr) el sabelotodo cargante, el prepotente Don Keefer (Thomas Sadoski) y la insufrible productora ejecutiva, Mackenzie McHale (Emily Mortimer) muy sobreactuada. Sigo sin entender qué pinta el gracioso pero insustancial Neal (Dev Patel), el tema de Ocuppy Wall Street le ha dado minutoso pero la subtrama se diluyó. Sloane Sabbiath (Olivia Munn) de la más conseguida. Y lo mejor ni rastro de los triángulos románticos horripilantes, algo de tensión sexual no resuelta sí pero sólo un intento, que viene mejor para no distraer demasiado la atención como ocurrió en la primera temporada. En definitiva, todo mucho más humano, masticable y con un aire fresco.

Sigue leyendo “El lavado de cara a la segunda temporada de ‘The Newsroom’”

E4, Opinión, Series Británicas

El adiós definitivo de ‘Skins’

uktv-skins-redux

El difícil paso de la adolescencia a la vida adulta quedó retratado de una manera exquisita por el creador de la serie Skins, Bryan Elsey durante tres generaciones. Con buena música, buenos actores e historias a flor de piel, Skins es un asombroso delirio de lo inesperado y, de lo inverosímil, todo es tan (anti) natural como la vida misma. El punto de partida para esta última temporada era enseñar el cambio de rumbo que llevan Effy Stonem (Kaya Scoledario), Cassie Ainsworth (Hannah Murray) y James Cook (Jack O’Conell) en Londres, la gran ciudad, trayendo nuevas y problemáticas tramas de estos memorables, únicos y jodidos jóvenes británicos en sus veintitantos.

El principal problema que podíamos atribuir al final de Skins está relacionado con las expectativas, sobre todo de los dos primeros capítulos, Skins Fire. ¿Por qué no se menciona la muerte de Freddie?  ¿Donde está Sid? ¿Y su hermano Tony? ¿ Y el resto de compañeros? He leído comentarios acerca de las dos primeras entregas y el sentimiento común es extrañeza, desconcierto y decepción. Pero, ¿y que esperabais? Estaba claro que Skins iba a dar un giro de 360 º, como ficción con un orden lógico y temporal, era obvio que los personajes tenían que madurar, no iban a tener la misma personalidad. Cumpliendo su función de epílogo, hemos visto la transformación, el experimento y el punto y aparte rotundo de Skins. Otra cosa muy distinta ha sido lo que hemos querido ver (y no vimos) y lo que ellos quieren mostrar cambiando totalmente el estilo de Skins (y nosotros queríamos que nos enseñaran).

Este post contiene spoilers sobre la séptima temporada

Skins Fire

uktv-skins-fire-week-28-stills-2

Notorio y confuso fueron los primeros minutos de Effy, trabajando como recepcionista en una empresa. Hacer recados y los café no es suficiente y cuando se entera de cierta y privilegiada información no duda en utilizar a Dom, el chico nerd enamorado de ella para lograr sus propios fines. Durante cuarenta minutos, no llegamos a entender muy bien por qué nos estaban contando. ¿Es esto lo más interesante que pueden contarnos de Effy Stonem después de tres años sin verla? Pero Effy es Effy, y nada va a hacerla parar hasta que llegue la tragedia. La magnética y silenciosa Effy tenía que hacer frente al cáncer de Naomi (Lily Loveless) y a una investigación de la FSA por fraude fiscal.

No parecía un cierre de historia feliz y en la segunda parte de Skins Fire, a pesar de la inteligencia y su manipulación todo comienza a desmoronarse y sus problemas iban más allá de su propio control. El final de Effy fue mucho más profundo que el adiós inicial en la cuarta temporada pero mantuvo la misma seña de identidad de Stonem, utilizando los mismos trucos de su adolescencia para llegar a la cima y siendo igual de silenciosa, enigmática e infeliz pero alejada de la destrucción que le proporcionaban las drogas y el alcohol.

Sigue leyendo “El adiós definitivo de ‘Skins’”