Netflix, Opinión, Series americanas

‘Master of None’, comedia de autor con toques indies

Aziz Ansari es un monologuista y actor de comedias, que produce, escribe y protagoniza ‘Master of None’, una serie con tintes indies que derrocha mucho positivismo y simpatíaAziz contextualiza cualquier hecho cotidiano, como puede ser cuidar de unos niños, invitar a sus padre a una cena, ligar o encontrar restaurante, etc.

El título de la serie proviene de una expresión inglesa, “Jack of all trades, master of none“, algo así como “aprendiz de mucho, maestro de nada”, y que representa bien esa naturaleza episódica de la historia, estamos más acostumbrados si lo piensas bien a la serializada. Cada episodio gira entorno a algún aspecto de la vida de Dev como su experiencia como inmigrante, la relación de los hijos de inmigrantes con sus padres, la difícil situación de las personas mayores o cómo encontrar el mejor restaurante italiano pero todo en tono de comedia. 

Se agradece que la nueva comedia americana esté huyendo de las risas enlatadas, los platós y los gangs repetitivos. Por ejemplo, en el capítulo “Old People”, Dev conoce a la abuela de su nueva novia Rachel y en clave cómica con mucha ternura, cuestiona la relación que tenemos con nuestros abuelos y el espacio que le damos en nuestra vida diaria. ¿Los visitamos? ¿Hablamos con ellos? ¿Les damos espacio? ¿Los valoramos lo suficiente?

El mecanismo narrativo resulta un tanto atípico, pues Ansari y Alan Yang, el otro creador de la serie, dedican las escenas iniciales del primer capítulo a un encuentro fortuito de la pareja para olvidar de inmediato la relación y recuperarla a partir del sexto episodio. La trama sentimental termina en una crónica más bien rutinaria y es entre la segunda y quinta entrega cuando vemos los momentos más sobresalientes de ‘Master of None’. La crítica, que la hay, adopta sin embargo un tono bajo y se ceba especialmente con los tópicos que sobre las minorías generan las industrias culturales. De ahí que ‘Master of None’, emplee el discurso de normalizar a ese personaje humanista y a veces cargante que es Dev.

Por su parte, la segunda temporada muestra la visión cultural de distinta manera y le da más importancia a la parte estética. Ansari dirige los dos primeros episodios, ambientados en Italia. Son mucho más experimental, tanto en su narración y presentación de los capítulos que raya en lo cinematográfico. Los formatos de los capítulos e incluso el ritmo en cierta manera buscan emular esas historias románticas de la pantalla grande. Otro episodio más adelante busca explorar el formato de múltiples historias conectadas, mientras que los últimos capítulos recuerdan a algunos clásicos románticos del cine.

‘Master of None’ es sin duda la gran sorpresa de la temporada de series y probablemente será la gran desconocida. No obstante, está nominada en los Emmy de este año en la categoría a mejor comedia, actor protagónico, guión, actriz invitada, música, edición, sonido y casting. En principio parece que carece de un hilo conductor, pero poco a poco este va a apareciendo dando sentido a toda la historia y la serie va creciendo. Los últimos capítulos son memorables, así que paciencia y a disfrutar. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s