Hulu, Opinión, Series americanas

Todo lo que tienes que saber sobre la primera temporada de ‘The Handmaid´s Tale’

Se está hablando mucho sobre la adaptación de la novela de Margaret Atwood, El cuento de la criada de 1985, llevada a la pequeña pantalla por Hulu y emitida por HBO en España y que narra un relato de una sociedad de vuelta a los valores más puritanos.

El extremismo de ‘The Handmaid´s Tale’ es una de las reivindicaciones más originales a favor del feminismo. Lucha por la igualdad del hombre y la mujer desde el machismo absoluto y por la libertad de la sexualidad desde la xenofobia. Por eso enumeramos los aspectos más destacables. 

Gilead, la representación de una sociedad distópica 

Gilead, es un país basado en un régimen teocrático. Asolada por los desastres medio ambientales y las altas tasas de infertilidad, Gilead está gobernada por un fundamentalismo en el que la mujer es tratada como propiedad estatal, sin derechos y con la obligación de poner sus ovarios a disposición del “estado”. 

Creen en una sociedad patriarcal, que implica la opresión de las mujeres . También creen que su religión es la única religión, y desaprueban otros sistemas de creencias, incluso otras sectas del cristianismo. Impulsados ​​por su doctrina, Gilead cree que el futuro de la raza humana y la restauración del medio ambiente es una prioridad máxima, haciendo todo lo posible para frenar la contaminación y el calentamiento global. Además de ver la fecundidad como un “recurso nacional”, y algo que se utiliza para ayudar a impulsar la economía, así como la población.

Los ataques fueron culpados de terroristas islámicos, y sin gobierno en el poder, Gilead intervino y presentó la ley marcial. Sin embargo, la presencia militar no fue una medida temporal. Se convirtió en una característica permanente de la nueva América, ya que Gilead utilizó la violencia para tomar por completo. Después de esto, se llevaron los derechos de las mujeres y cerraron las fronteras para impedir que alguien escapara.

Jerarquías, los abusos de una teocracia

Esta nueva sociedad, resultante de eliminar de forma violenta la libertad democrática, clasifica a las mujeres en función de roles, identificados por el color de su uniforme: rojo, mujeres fértiles que han sido madres o tienen capacidad reproductiva. Los matrimonios de la élite sin descendencia tienen asignada una como criada para engendrar descendencia. Su nombre significa la pertenencia a su comandante; azul, esposas de los comandantes o altos cargos del régimen, que no pueden tener hijos; verde, las llamadas ‘marthas’, son mujeres no fértiles que se dedican a las tareas del hogar y marrón, las ‘tías’ son señoras de edad avanzada encargadas de formar a las futuras criadas y de mantener el orden establecido en Gilead.

Defred, la rebelión de una criada 

Elisabeth Moss (Peggy Olson en ‘Mad Men’) interpreta a Defred, una mujer a la que, tras intentar con su familia sin éxito, le arrebatan su identidad y a su marido y su hijo, Hannah obligan a servir como ‘útero con piernas’ para el comandante Fred Waterson (Joseph Fiennes) y su mujer Serena Joy (Yvonne Strahovski). Debe aceptar, por lo tanto, que será violada una y otra vez hasta quedarse embarazada. Es horrible ver esa primera escena de sexo mientras Serena, la esposa, participa en el rito de apareamiento sosteniendo su cabeza entre sus piernas. 

“Está sonando la campana que marca el tiempo. Aquí el tiempo se mide con campanas, como ocurría antes en los conventos de monjas. Y, también como en un convento, hay pocos espejos”.

June como realmente se llama lucha durante toda la primera temporada contra el sistema. La ironía y la honestidad de su voz en off reflejan la oscuridad de la nueva sociedad impuesta y se asoma rabiosa a la alternativa: la resistencia Mayday. 

Prohibiciones: sexo, muertes violentas y homosexualidad

La homosexualidad, el adulterio y la práctica de otras religiones se consideran ofensas pecaminosas. A las mujeres ya no se les permite conducir, caminar solas, poseer propiedad, recibir una educación o incluso leer. Los hombres reciben más derechos. Los soldados son llamados “Ángeles” – esos son los hombres vestidos de negro por toda la calle. Luego están los “Ojos”, que son la policía secreta. Es su deber espiar a los ciudadanos y olfatear a los traidores. “Guardianes” forman el personal personal de los Comandantes, es el caso de Nick (Max Minghella). 

El sexo que no puede llevar a la procreación es también un gran prohibición y aquel que no obedece es tratado con una violencia extrema, desde golpes hasta la mutilación e incluso la ejecución, encadenando los cuerpos de los que ejecutan como una advertencia. 

El reparto, miradas de fuerzas

Ellas son el desamparo y la supervivencia en un país que se ha transformado una cárcel gigantesca, con las víctimas actuando de guardianas y de verdugos, temerosas del ojo por ojo. Moira (Samira Willey) es representada como una feminista orgullosa y rebelde. Ofglen (Alexis Bledel) sufre por su condición sexual y Janine (Madeline Brewer) es una mujer a la que la falta de libertad y auto-determinación merman su capacidad mental. 

‘The Handmaid’s Tale’ es aterradora y especialmente para las mujeres. No hay nada que no hubiera ocurrido ya (recordemos, lo que sufren las mujeres en manos de Boko Haram o del Estado Islámico) y por eso debe despertar nuestras conciencias. La serie ha llegado en un momento con un clima político convulso en los Estados Unidos que hace que ese futuro distópico planteado hace 30 años se sienta aterradoramente cercano, y posible. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s