Netflix, Opinión, Series americanas

‘The Crown’, la serie más monárquica de Netflix

Estos últimos días he visto ‘The Crown’, la serie sobre el reinado de Isabel II, tienes que verla si todavía no lo has hecho. Ha sido uno de las series más comentada y no es para menos. ‘The Crownha logrado encandilar a los espectadores y también a los expertos, que no han dudado en elogiar el buen gusto de Peter Morgan a la hora de retratar el inicio del reinado de Isabel II.

La serie se centra en los primeros años de la reina en el trono, pero comienza antes de la muerte del rey Jorge en 1952, cuando Isabel era una princesa que llevaba una vida relativamente despreocupada con su marido, el príncipe Felipe (Matt Smith). Su boda en 1947 es presentada en la serie con mucha ostenticidad y con cerca de 12 minutos en el episodio de apertura.

Después del éxito americano de Downton Abbey, un una verberrorea telenovera muy bien elaborada, era lógico que Netflix pensara en renovar el interés de los americanos por los dramas británicos de época. ¿Y qué mejor figura que la reina de Inglaterra? ‘The Crown’ es una serie buena, cara, inteligente y didáctica.

Peter Morgan, creador y escritor de la serie, mostró con películas como Frost / Nixon‘ y otras obras que la historia no tiene que porque ser sangrientas y crueles para poder hacer un buen drama. Aquí, con un presupuesto muy amplio cerca de 100$ millones, el más alto de cualquier serie de la TV hasta la fecha le ayuda a demostrar que de nuevo: ‘The Crown’ es muy cara desde el principio, invirtiendo parte de este en un elenco de actores con nombres de la talla de John Lithgow y su suprema interpretación en el papel de Winston Churchill.

Al igual que otras series, ‘The Crown’ se esfuerza por sumergirse en el pasado con una atención minuciosa al detalle. La serie no sólo está interesada en los puntos más llamativos de la vida de Isabel. Cubre su opulenta boda y coronación, por supuesto, pero también le dedica mucho tiempo a observar y narrar las tranquilas reuniones entre la reina, vacilante y nueva y su personal de confianza, o en flashbacks cuando se la conocía más como Lilibet con los recuerdos de su padre el Rey Jorge, que tampoco estaba interesado en ser el rey de Inglaterra. Si ya veis dramas históricos similares en la BBC o ITV, seguirás explorando este género. Pero si estás acostumbrado, ‘The Crown’ te resultará terriblemente densa y lenta

También es muy interesante cuando se asoma fuera del balcón de Buckingham Palace. Trata asuntos históricos e internacionales como las pruebas soviéticas de la bomba H, la descolonización, la crisis de Suez. En el capítulo”Act of God”, ‘The Crown’ dedica una hora entera al Great Smog de 1952, cuando toda la ciudad de Londres se ahogó con una letal niebla que mató a cerca de 4.000 personas. 

Aunque se apuntaba a Juego de Tronos y Westworld como las grandes favoritas, ‘The Crown’ dio la sorpresa y se convirtió en la ganadora de la gala de los Globos de Oro. Se llevó dos de los premios más importantes en las categorías televisivas; el que la reconoce como Mejor serie dramática y el que premia a Claire Foy, su protagonista, como Mejor actriz en drama. Ahora mismo ya se está grabando la segunda temporada. A finales de 2017, podremos ver el cambio que vivió Gran Bretaña entre 1957 y 1964, con la modernización. “Es el adiós a un mundo eduardiano, post imperialista. Tenemos una clase y una modernidad que comienza a moverse. Va a ser fenomenal”, explicó Morgan. Además, al final de la tercera temporada se podrá ver una introducción de la Princesa Diana. Yo ya estoy con los dientes largos aunque todavía tendremos que esperar un par de meses.  

Uno de los retratos que más me han llamado la atención es la del príncipe Felipe, pintado como un aristócrata caprichoso y maleducado que se desmorona tras saber que simplemente sera consorte de una reina. “Me he despedido”, se lamenta antes de casarse. 

Igualmente, el papel de Isabel como poco más que un títere es muy bien interpretado. Las únicas muestras de toma de decisión de quién se supone que es una parte esencial del gobierno parecen estar ligadas a obedecer las exigencias agotadoras de su esposo y del consejo. Su papel es asegurarse la buena guía de otros hombres, ella sólo se enfrentará a su esposo cuando se lo indique el gobierno. Me resulta familiar esta eterna lucha… todavía resuena hoy en día.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s