HBO, Opinión, Series americanas

‘Masters of sex’, amor o sexo

¡Cuidado! Puede contener spoilers si no has visto la cuarta temporada. 

Con su magistral intro, Masters of Sex’ fue, desde la primera temporada, una promesa entre otros muchos títulos surgidos en el boom de estrenos de hace ya tres años. Funcionó, sobretodo al principio. Personajes originales y una historia real y muy interesante a la vez que ambiciosa. Es una pena que hayamos visto su caída con tan solo cuatro temporadas, como tantas otras series, en desgracia. 

El éxito de ‘Mad Men’, y el revuelo que despertó por la moda, la estética o la música de los años sesenta, provocó que varias cadenas americanas, por ejemplo FX con ‘The Americans’ o Showtime con ‘Masters of Sex’, se interesasen por contar en su parrilla con series que recuperasen el encanto de aquella década. Aunque, ni de lejos, lograron el éxito de su predecesora.

‘Masters of Sex’ se ha suspendido tras cuatro temporadas irregulares. Ha habido altibajos, no es una serie fácil para el espectador por su particular falta de enganche inmediato. No es la típica que serie que esperas con las uñas mordidas semana tras semana. Aunque para sorpresa de todos, la serie, basada en el libro de título homónimo, ha conseguido sortear los riesgos de adaptar a la pequeña pantalla la evolución del estudio científico.

Showtime confirmó a Variety:” ‘Masters of Sex’ fue una serie que ha explorado las nuevas costumbres sexuales de Estados Unidos de los años 60 y 70 con un buen guión y actuaciones muy trabajadas. Estamos increíblemente orgullosos de haber compartido la historia de Masters y Johnson durante cuatro temporadas con gran acogida entre la crítica. La serie permanecerá disponible en nuestro servicio streaming online donde los nuevos espectadores podrán descubrirla en los siguientes próximos año “.

La cuarta temporada terminó con un final muy concluyente, con la investigación sexual de los pioneros profesionales Bill Masters (Michael Sheen) y Virginia Johnson (Lizzy Caplan) bien encaminada y con un final feliz para ellos, pero al mismo tiempo, incompleto para algunos de los principales personajes. Grandes elogios y varias nominaciones al Emmy y al Globo de Oro (y una victoria para la actriz invitada Allison Janney en 2014). Tuvo cerca de alrededor de un millón de espectadores por episodio. Sin embargo, las audiencias de la cuarta temporada se habían reducido a 450.000 espectadores y, según las fuentes, los productores ya habían contado el grueso de la historia que querían contar. 

La serie comenzó a finales de la década de 1950, cuando Masters y Johnson se unen para investigar la ciencia de la sexualidad, un tema considerado tabú en aquella época. La historia se abrió camino a través de los años 1960, libre de amor, antes de entrar en 1970 en la temporada final. Amor o sexo, sexo o amor. No necesariamente tienen que aparecer los dos, es decir, ¿se puede escribir sólo sobre amor? Sí. ¿Y sobre sexo? Sí, claro. ¿Sobre las dos, quizás? Eso es lo que ha hecho ‘Masters of Sex’. Desde múltiples puntos de vista: la representación de la mujer dentro de estos temas, o la del hombre, la fidelización de roles en la ficción, la homosexualidad, el tratamiento del amor o de la infedelidad como motor de vida, como causa de desavenencias…

Por suerte la serie no terminó en un cliffhanger. ‘Masters of Sex’ concluyó su cuarta y ahora última temporada con un final que, justamente, sirve como final de una serie.En “The Eyes of God”, la serie ata a varios cabos sueltos. Bill y Gini empiezan a compartir la noticia de que se van a casar.Mientras una pareja está a punto de vivir su momento más feliz, varios matrimonios terminan durante el episodio. Los padres de Gini anuncian que su matrimonio ha terminado, y Art (Jeremy Strong) y Nancy (Betty Gilpin) terminan su relación después de que Art confiese los planes de su mujer de abrir su propia clínica en Nueva York. Bill cuenta a su ex-novia Dody (Keli O’ Hara) de que él y Gini se van a casar. Ella le desea lo mejor y le admite  que su matrimonio también está llegando a su fin. Libby (Caitlin FitzGerald) y sus hijos se mueven a California para cumplir su sueño de estudiar Derecho en Berkeley. 

‘Masters of Sex’ ha ahondado en los personajes, en sus miedos, en sus inseguridades, en su sexualidad. Los ha hecho más reales y menos odiables. Y ha llevado a los protagonistas a donde tenía que llevarles. Nos toca despedirnos de Masters and Johnson y de su original e irreverente temática, como la vida misma. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s