Cine, Dramático, Opinión

Crítica de JIMMY’S HALL, de Ken Loach

Jimmy's Hall cartel

Uno de los géneros que más se han visto en competición en esta 67ª edición del Festival de Cannes ha sido el de época. Jimmy’s Hall (dirigida por Ken Loach) era una de ellas. Ambientada en los años 30, narra la historia de James Gralton, un irlandés que vuelve a su pueblo natal de su exilio en Estados Unidos. Allí volverá a poner en marcha un salón para que los habitantes del pueblo puedan hablar, pensar, y sobre todo bailar y cantar. Pero a ello se opondrá el cura del pueblo, al considerar las actividades del Hall antipatrióticas y que enaltecen el comunismo.

Jimmy’s Hall es una historia sencilla, básica, que se aleja de mostrar e indagar en el conflicto irlandés, para poner su centro de atención en el contexto, a través de una mirada inocente centrada en la música y la cultura de un pueblo y sus habitantes. El intento es bueno si no fuera porque la historia que se intenta contar en Jimmy’s Hall carece del menor interés para quien la ve. Es un tema aburrido e insulso desde el punto de vista que se ofrece. Y la forma en cómo se narra también lo es.

Hubiese sido más amena y más interesante si también se hablase del conflicto de una manera más directa o si existiese una mínima conexión entre el fondo de la historia y lo que se cuenta en la película. Porque desde luego así no cala para nada en el espectador. Jimmy’s Hall es la típica película de la que te olvidas nada más acabar de verla. Y eso es lo que a mí me ha pasado.

Tampoco hay lugar en la película destinada al romanticismo, un género que podría haberse aprovechado más por los personajes, o al puro drama, que quizá funciona a ratos en la película pero sin terminar de culminar por el desasosiego que produce la cinta. Como puntos positivos, habría que mencionar el diseño de producción y el vestuario, muy acordes con la época en la que está ambientada la película. Y también los paisajes, naturales y rebosantes de verde, que dan lugar al juego de espacios.

Tampoco el final es muy digno. La vía de escape es la de culminar la película sin dejar un mínimo de trasfondo o mensaje, acompañándolo con un texto que ni siquiera te dice nada. Porque la historia del personaje, en sí, no dice nada, no es tan interesante como para sorprendernos. Y eso es, quizá, lo que hace de Jimmy’s Hall una película tan sosa, insípida e insustancial, que ha pasado por el Festival de Cannes sin pena ni gloria.

Mi nota: 5/10

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s